Cómo ahorrar en la limpieza de tu empresa

Algunas empresas, o mejor dicho algunos jefes, intentan echar la vista a otro lado, pero creo que son conscientes de la importancia que tiene en una empresa la limpieza y la higiene en sus oficinas. Es algo fundamental; tal es el caso del sector de la salud y el cuidado personal, el de la alimentación o el de la hostelería, que están obligados a cumplir normas muy estrictas referentes a la salud y la seguridad, el control de las infecciones, etc., y que son objeto de un control periódico por parte de los organismos competentes. Por eso, en algunas cosas lo mejor es no jugárselas. Mi experiencia con Servinet de Valles, esta empresa de servicios de limpieza en Barcelona, fue excelente, tanto durante mis años de trabajo como ellos, como posteriormente como cliente.

Ahora bien, también es cierto, que en este sector hay mucho pirata, que intenta ganar duros a pesetas. Pero yo lo tengo claro esa empresa puede engañar una vez, pero no lo volverá a hacer. Además he comprobado, que además de una buena campaña de imagen en algún medio de comunicación, la mejor forma de publicitarse de una empresa de servicios de limpieza en Barcelona es la del boca a boca.

Por eso, para poder conseguir la mejor relación calidad-precio y negociar un contrato de limpieza de la manera más ventajosa posible, las empresas tienen que saber cuáles son sus necesidades de limpieza. Es decir, qué hay que limpiar, cuándo, dónde y por qué. El típico análisis que se hace para poner en marcha cualquier idea o proyecto.

Normalmente una empresa ubicada puede tener estos elementos:

  • Suelos. Habrá que saber si son de baldosas, moqueta, hormigón y zócalos. Y partir de ahí buscar la empresa más especializada.
  • Mobiliario. Aquí incluimos escritorios, estanterías, mesas, mostradores, etc. Lo mismo, hay que saber qué nos puede venir mejor. Además saber el material de lo que está hecho. No es lo mismo limpiar metal, que madera, que plástico. Y sin contar las tapicerías, que muchas oficinas antiguas aún mantienen.
  • Ventanas y mamparas de vidrio. La imagen de una empresa también está en sus ventanales. Esta era una de las especialidades de la empresa Servinet del Valles, en la que yo trabajé durante varios años.
  • Cuartos de baño y aseos. SI la empresa es de varios trabajadores, tendremos que analizar cuántas veces necesitamos limpiar al día los baños. Lo mismo ocurre si tenemos cocina o cuartos de almacenaje.
  • La recepción, zonas comunes, vestíbulos, ascensores, o incluso las zonas exteriores tales como aparcamientos o zonas de esparcimiento, también tendrán que ser analizadas.

Una vez obtenida toda esta información, es el momento de ponerse en marcha. Habrá lugares donde hay que realizar una limpieza con más frecuencia como puede ser la recepción, aseos, o almacenes. Es importante detallar todo, ya que si la empresa de limpiezas tiene que realizar pequeños trabajos de mantenimiento. En este apartado incluimos cosas como por rellenar los dispensadores de jabón, retirar la basura, cambiar los rollos, ventilar los despachos. En estos apartados, todo por escrito, para que luego no haya líos.

Pero si algo he aprendido en estos años trabajando en oficina, es que lo mejor para ahorrar dinero, es la colaboración de los empleados. Lo mejor es hablarlo, poner unas normas y que la gente las cumpla. De esta manera será todo más fácil y rápido para la empresa que se contrate.

Deja una respuesta