Quien diga que no, miente, a todos nos ha pasado más de una vez, ¿a quién no se le averió un aparato electrónico? A todos, hasta ahí bien. Pero a la hora de llevarlo a reparar ¿quién ha salido contento del servicio prestado? Aquí cambia la cosa, y es que los servicios técnicos son paupérrimos. Es como si esas personas que trabajan en servicios técnicos estuvieran ahí de castigo y no debemos olvidarnos que son puestos de trabajo elegidos voluntariamente. No entro a opinar sobre sus condiciones de salario y laborables, pues imagino que como en todos los empleos habrá todo tipo de situaciones. Pero es que todos tienen algo en común y es que no he conocido a dos personas que salieran contentas de los servicios recibidos. Ojo, que no entro en detalles de los servicios técnicos a través de consulta telefónica…

Así que cuando uno tiene un aparato electrónico lo último que quiere es tener que llevarlo a un servicio técnico. Es más no se algunos pero yo prefiero deshacerme de dicho aparato y comprar otro nuevo. Cuando sueles acudir a un servicio técnico lo primero que tienes hacer es esperar una larga fila de gente con problemas similares. Después de un largo tiempo de espera llega la hora de que ese técnico haga un diagnóstico completo de tu aparato. Y claro es que la cosa cambia si ese aparto esta aún en garantía o tiene algún tipo de seguro de reparación. Pues ellos, los técnicos, deben notar una ligera presión de algún tipo, como si su vida dependiera de poder arreglar o no ese aparato. Finalmente resulta que el fallo que tiene ese aparato, en la gran mayoría de las veces, es por imprudencia de sus dueños con lo consiguiente que ese seguro o garantía en vigor no se va hacer cargo. Para rematarlo te da un precio estimado de cuanto puede costar su reparación allí mismo, normalmente el precio suele ser muy elevado. Pero oye eres valiente y vas a por todas y cuando decides que a pesar del precio y de la cara de gruñón del técnico quieres repararlo y que aquí termina todo… !No¡ Todavía te falta por saber que el tiempo de espera es mucho más del que tu te esperabas.

Así que un día hablando con unos amigos de este tema si hubo uno de ellos que me dijo que conocía el sitio perfecto para poder llevar tus aparatos electrónicos a reparar. Según el la atención por parte de los dependientes es muy rápida, te explican todo con detalles para que estés al corriente del problema de tu aparto. Y el precio la verdad que bastante económico pues son ellos mismo quienes los reparan en su taller sin que por el medio haya intermediarios y empresas de transporte. Confiando en mi amigo y llegado el día en que necesite llevar mi dispositivo móvil fui a este servicio técnico de Alicante. Allí me sorprendió bastante que apenas había gente esperando a ser atendida, y no me refiero a que no tuvieran clientela, sino porque el “chequeo” de los aparatos lo hacían bastante rápido, pudiendo a la par ver que eran muy profesionales porque sabían perfectamente cual era el problema que cada uno tenía. Cuando me tocó a mi exponer mi problema efectivamente fueron al clavo, explicándome todo lo que él estaba haciendo, cual era el foco del problema y que solución tenía. Además con paciencia y amabilidad resolvieron todas mis dudas. Me indicaron que el tiempo de reparación sería el minino indispensable. Y esto fue lo que realmente me llamó la atención porque de este modo no te daban una fecha a largo plazo como hacen en otros sitios. Y así fue tardaron muy poco tiempo, cuestión de una semana. Además si tienes algún tipo de seguro de reparación ellos mismos se encargan de gestionar los trámites oportunos para facilitar al cliente todo.

Así a partir de mi experiencia aconsejo a todos mis amigos que acudan a Alicante ( si viven por la zona como yo). Gracias a ellos me he ahorrado mucho dinero y no solo por sus precios, sino porque a partir de conocer a esta empresa llevo todos los aparatos electrónicos a reparar haciendo que no gaste en uno nuevo.

Deja una respuesta