Seis técnicas para dar salida a tus productos que no se venden

Existen muchas posibilidades cuando se quiere dar salida a los productos que no vendemos. Algunas de ellas son: venta fuera de nuestras fronteras, exposición en los mercadillos a buen precio, colgar el cartel de rebajas, como módicos saldos en la red o mediante el tan de moda formato de “Outlet”. Todo esto puede valer cuando se quiere dar salida comercialmente a los productos que no se venden y de stock.

Se suele decir que es mejor tener menos dinero en cuenta para invertir, que una cantidad mayor en productos de stocks parados en los almacenes. Hay que ser conscientes de que es necesario dar salida a los productos que no se venden y que crían polvo en nuestra tienda, tanto por haberse quedado ya desfasados como por no haberse promocionado como debieran.

La fórmula cara a ir deshaciéndose de los productos que no se vendan va a ir variando dependiendo del sector del que se trate. En el caso de que lleguemos a esta situación, no debemos desesperarnos. Vamos a ver las distintas técnicas que podemos usar con el fin de dar salida a los productos que no se vendan.

La gestión del stock es fundamental

Gestionar de forma adecuada en vital, empresas especialistas en este campo como Liquistoscks creen que es básico, tanto para llevar bien el negocio, como para dar mejores servicios a los clientes. El control de stock cada vez es más importante, pues vamos a necesitar conocer la cantidad de productos que hay para vender y cómo podemos mostrarlo a nuestros usuarios.  En el caso de que vendamos un producto que no se pueda entregar, se pierde un cliente, no solo en el momento, también cara al futuro.

Un deficiente control del stock puede llevar a pérdidas millonarias

Hay estudios que se han publicado en los últimos años en las Islas Británicas que evidencian que una gestión mala del control de stock puede llevar a serios problemas. La encuesta deja claro que un 40% de los encuestados llegaron a abandonar una compra al no tener el producto que deseaban en stock. Esto hace que el sector del retail llegue a tener pérdidas millonarias al mes.

En esta encuesta donde opinaron algo más de 2.000 adultos, tuvo como resultado el que cerca de la mitad, declararon que adquirirán a los competidores de no encontrar en la web online en la que no encontraran lo que desean en la web online donde buscaran en primer lugar. Parecen detalles sin importancia, pero trasladado a los datos económicos, se llegan a perder mil millones de libras en ventas para los minoristas británicos.

Problemas que supone la ausencia de control de stock

Parece claro que la gestión del stock es vital para un desarrollo bueno del negocio en la red de redes, vamos a ver más detalladamente la razón de lo importante que es de lo que hablamos.

Primeramente, el que no haya un determinado producto, ayuda a que se produzca la pérdida de un cliente potencial, tanto de este como de otros productos, lo cual desemboca en que aumenten los costes de gestión, pues habrá que contactar con el cliente para llegar a una solución.

Cuando no se hace un control stock también se pueden producir problemas financieros. Si no lo llevamos a cabo, es posible llegar a realizar pedidos que sean superiores a los necesarios, lo que puede suponer un problema de flujo de caja y no poder enfrentarnos a los pagos.  Igualmente, al no contabilizar el stock, se puede usar un almacén de mayor tamaño del necesario, despilfarrando recursos derivados del posible alquiler de las instalaciones.

Todo esto hace necesario que debamos hacer una pequeña inversión en una aplicación que nos permita hacer un buen control de stock de nuestros propios productos, cara a no acumular pérdidas y problemas de índole financiera cada año.

Outlets, una vía interesante

Se suelen centrar en la venta con descuento de restos de colecciones, sobrantes, muestrarios, productos descatalogados y también artículos que cuenten con taras, siendo una salida de las de mayor atractivo.

Es una forma de expandirse a un coste bajo para muchas empresas que ya los ven como una de las patas de mayor importancia del negocio. Para muchas, es una forma de vender los productos que, aunque están en óptimas condiciones, no llegan a cumplir con nuestros estándares de calidad, caso de la mercancía sobrante.

Entre las ventajas de mayor importancia, es que se venden marcas de calidad con todas las garantías, a precios más económicos y con idéntico canal tradicional de venta.

Quizá podemos decir que uno de los inconvenientes es que es un modelo de venta para el que es necesario un volumen de negocio determinado. La multitud de sectores que optaron por esta fórmula es alta, desde mobiliario a textil o joyería, por mencionar algunos.

Los saldos, también tienen su hueco

Pese a que el concepto de outlet y saldo tiende a igualarse, no son exactamente lo mismo. Los primeros los identificamos más con los artículos de calidad y diseño, los segundos con unidades que están deterioradas.

Si vamos a las leyes de comercio minorista, podemos ver como los saldos son considerados como las existencias que tienen un valor en el mercado más bajo por deterioro, desuso o porque han quedado obsoletos. Podemos verlos en el calzado, donde hay personas que compran género en las tiendas, para luego venderlo en otros lugares.

Las tradicionales rebajas

Si hay un método por excelencia para la venta de artículos que se han quedado desfasados de una temporada a otra son las rebajas. Muy útiles para todo tipo de productos y sectores que suelen celebrarse dos veces al año y por lo general duran como máximo dos meses cada temporada.

Hay que tener en cuenta que, en el comercio textil, a los 15 días, por lo general suelen agotarse las existencias, una práctica que la regula la Ley de Ordenación del Comercio Minorista que además impone:

  • Está prohibido ofrecer como artículos en rebajas los que se encuentren en estado de deterioro
  • Los productos en rebajas tienen que estar incluidos como mínimo un mes en lo que es la oferta de ventas habitual
  • Los artículos no pueden formar parte de promociones durante el mes antes del inicio de las rebajas

Promociones, una bendición para la clientela

Aquí se ofrecen producto en mejores condiciones que las existentes. Las posibilidades son bastante amplias, abarcando, desde la organización de concursos o sorteos en relación con los productos señalados, hasta ofertar vales descuentos o dar regalos cuando se compran los artículos, vendiendo unidades complementarias conjuntamente pero a precio ventajoso.

Hay que tener cuidado para que los clientes fieles no se sientan discriminados. Hay veces que los usuarios fieles al comercio que se trate han comprado hace poco un artículo que ahora está a mitad de precio. Eso sí, hay que atender a una limitación de índole legal, pues los artículos que están en promoción no pueden ser peores en calidad a los que se oferten en un futuro a precios normales.

Fuera de nuestro país

Hay algunos sectores del negocio, caso del textil, donde los emprendedores venden al extranjero la mercancía ya desfasada. Entre los destinos está el Este de Europa o África. Hay empresarios locales en estos países que vienen a España a adquirir prendas de hace dos o tres años y que todavía allí se llevan de moda.

Suramérica también es otra zona muy interesante por el clima. En este caso podemos hablar de un ejemplo esclarecedor, que tenga una partida de bañadores imposible ya de vender porque está acabando el verano. Una de sus salidas va a estar al otro lado del océano, pues cuando aquí termina el buen tiempo, allí empieza.

Eso sí, el problema aquí reside en el alto coste de esta clase de operaciones. Podemos dar como alternativa que un grupo de dos decenas o tres de comerciantes se agrupen a la hora de compartir gastos de logística y transporte, de tal manera que se de salida en el extranjero a los excedentes.

Saldos por Internet

El comercio electrónico ha pasado a ser una vía muy interesante de cara a liberarse de la mercancía que sobra. Un sistema que vale para los artículos, con independencia de lo que sea, siempre que sean de un tamaño reducido y no tengan unos altos gastos de envío. El medio más aconsejable para los pequeños empresarios que deseen liquidar una cifra que no sea muy alta de existencias, como 200 coches de miniatura, por ejemplo.

De todas maneras, tanto eBay, como otras herramientas son una alternativa bastante interesante, pero no deben ser nunca las principales medidas que debemos valorar primeramente.

Esperamos que después de ver todas estas técnicas tengáis claro cuáles son las más interesantes para vuestros productos, bien sea ahora o en el futuro. Lo cierto es que la red de redes en este sentido ha facilitado bastante las cosas, pero eso sí, hay que acertar con la vía o vías por las que optemos.  Os deseamos la mayor de las suertes en el caso de que debáis dar salida a productos de vuestro negocio.