La importancia de un traductor jurado

Tradcutor jurado oficial

La globalización que ha vivido el mundo ha provocado que ahora mismo el conocer y entender otros idiomas sea básico para el buen funcionamiento de una empresa. Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es contar con un traductor jurado, pero…sabemos ¿qué es? Y ¿para qué sirve?. Una buena página donde puedes conocer más datos es en la de traductorjurado.org

Una traducción jurada es una traducción oficial, una especie de notarios del idioma que se encargan de dar fe y de certificar lo que hay escrito en otro idioma Pero hay que saber que cualquiera persona que sepa idiomas no puede ser un traductor jurado, sino que siempre lo llevan a cabo traductores e intérpretes acreditados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Para ello han tenido que pasar una serie de exámenes para demostrar su capacidad.

Por ejemplo, si necesitas un traductor jurado alemán, ahora que está tan de moda y muchos españoles tienen que viajar a tierras germanas a por trabajo, pues tendrás que ponerte en contacto con una empresa de traductores jurados para hacerlo. Incluso ya se escriben novelas de las experiencias que se están viviendo en la Alemania de Merkel.

Las traducciones juradas llevan en cada página la firma y el sello del traductor jurado oficial. En él aparecen los datos del traductor y sobre él recae toda la responsabilidad legal. Este papel es que demuestra la legitimidad de la traducción y que todo lo que se dice es cierto. Por ejemplo, si nuestro destino es el Reino Unido, todos los documentos que hayamos obtenido en España deberán traducirse y compulsarse en inglés.

Los documentos que se pueden validar de forma jurada son infinitos. Por ejemplo un título académico o un certificado de notas expedido por la Universidad, un certificado de antecedentes penales que hayamos solicitado al Ministerio de Justicia, un informe de vida laboral enviado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, un certificado de nacimiento, de matrimonio o de divorcio que emita el registro civil, un certificado de salud que nos haya facilitado nuestro hospital, cualquier documento que redacte la Embajada o el Consulado, etc. Como puedes comprobar papeles que hoy en día, y más con globalización, se emplean muy a menudo.

Normalmente un currículum sólo se traduce pero no se compulsa y no se necesita un traductor jurado, aunque en algunas ocasiones sí se hace si te lo requieren.

Vivimos en España, y como es habitual, los picaros también intentan hacer su agosto, de ahí que haya muchos conocedores de idioma que sin ser oficiales ofrecen sus servicios. Por eso hay que estar muy atento. Por ejemplo, si has contratado los servicios de un traductor jurado ruso, y no sabes si su certificado es oficial, puedes entrar en un listado oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, donde aparecen todos los nombres.

En empresas como Traductor Jurado te traducen documentos que tienen validez legal en cualquier país. Con estas credenciales demuestras que en España has estudiado cierta carrera o máster, que obtuviste una determinada nota media, cuál es tu estado civil… o lo que sea, por lo tanto es muy importante que contrates a profesionales.

Deja una respuesta