Curiosidades sobre las bolsas de plástico

Me encanta el mundo de las curiosidades. Supongo que por eso estudié para Periodismo, aunque como es una de las carreras con menos salidas, he tenido que buscarme la vida en otros lares. Así, por casualidad, trabajé durante tres años en la empresa Plásticos Genil, y es allí donde comprobé que las bolsas de plástico para comercio es todo un planeta por explotar, de cosas curiosas.

Aunque son muchas las campañas de promoción que se hacen desde el Gobierno, todavía hay muchas personas que creen que las bolsas de plástico son un simple desecho que se recicla sin más, cuando en realidad provoca graves impactos en el entorno. Por eso está bien saber en qué consisten las bolsas biodegradables.

Las bolsas biodegradables son las bolsas de plástico que se utilizan para guardar en su interior residuos tanto de casa como residuos tóxicos que provienen de hospitales, clínicas, etc. Y que suelen ser perjudiciales para la salud y para el medio ambiente.

  • Existen diferentes tipos de bolsas y se las reconoce su toxicidad, por sus colores.
  • Por ejemplo cuando veas las bolsas de color verde se utilizan para papeles y cartones. Las bolsas de color café son para identificar la materia orgánica a eliminar. Las bolsas color Plomo u oscuras identifican que llevan en su interior los demás residuos. Mientras que las bolsas rojas identifican que son residuos patológicos que provienen de Clínicas y hospitales. Ahora cuando veas estas bolsas de plástico biodegradables ya sabrás qué llevan en su interior.
  • También me llamaron la atención las bolsas para farmacias. Esas minúsculas, pero que son tan útiles para llevar las medicinas. Aunque ahora hay diferentes modelos, por ejemplo las Bolsas fabricadas a partir de fécula, que son biodegradables y respetuosas con el medio ambiente. Luego está la de lazo, que es muy ideal, y por último, la bolsa de plástico isotérmica para la conservación de medicamentos.
  • Lo más llamativo es que una bolsa de plástico tenga un tiempo de uso medio de entre 12 y 20 minutos y tarde entre 15 a 1000 años en descomponerse. Por lo que cuando tengas que tirar una a la basura piensa un poco en esto. Otra cifra que sorprendente: con el petróleo que se necesita para fabricar 14 bolsas de plástico, un coche podría recorrer 1,5 kilómetros.
  • Las bolsas de plástico para comercio no son necesariamente tóxicas. Aunque no es recomendable meter alimentos directamente en ella, sí podemos lavarlas y reutilizarlas para almacenar otros alimentos cuya superficie no esté en contacto directo, como las patatas, los pepinos. De esta manera estaremos ayudando a la conservación del planeta, y que narices, también a nuestra economía.

En Plásticos Genil, hacíamos bolsas para comercio baratas por lo que era mucho el nivel de producción. Fueron introducidas en la década 70 para transportar la compra y se hicieron muy populares ya que los supermercados las distribuían gratuitamente, ahora ya las cobran, lo que ha provocado un descenso en su consumo. Aunque la verdad es que yo lo veo como un ejercicio de hipocresía. Porque si tanta conciencia tienen de no contaminar, que lo hagan también con el embalaje de otros productos. Por ejemplo sus packs de ahorro. Pero por lo visto eso no interesa, porque prefieren que compre seis chuletas en su bandeja a que compre las cuatro que necesito.

En el lado negativo, para un amante como yo de los animales, es que cerca de 100.000 animales marinos mueren cada año por culpa de ellas, entre ellos se encuentran animales tan emblemáticos como tortugas, ballenas y delfines. Una pena.

 

Deja una respuesta