Captar, engañar o promocionar

El mundo es friki, así como suena. Estados Unidos es Friki, Europa es friki y España es friki. Todo estamos sometidos al poder que ejercen sobre nosotros las redes sociales, la publicidad y la televisión y no nos damos cuenta. ¿Cuántas personas ven aquí “Juego de Tronos” y estarían dispuestos a comprase un pijama de la serie para ir calentitos en casa y luciendo el palmito? Muchos y esto es sólo una broma, pero cuando hablamos de beneficios empresariales la cosa se pone más seria.

Las empresas en general conocen este dato y lo usan, lo promocionan de manera que los usuarios apenas nos damos cuenta pero estamos cayendo en sus redes sin enterarnos.

shutterstock_230688511reducida

Si bien es verdad que cada vez es más complicado engañar a la población más joven porque ya están totalmente colapsados y acostumbrados a la publicidad, también es verdad que son el sector más proclive a caer en el engaño del “frikismo” como lo he llamado yo. Por ejemplo, hay una empresa en Internet llamada Discovery.es que se dedica a buscar y alquilar localizaciones de cine para diversas películas que se ruedan dentro de nuestras fronteras. Han trabajado para films como “El Espinazo del Diablo”, “Mortadelo y Filemón” o “Te doy mis ojos” y conozco a una empresa que se ha montado toda una campaña alrededor de ellos.  Lo que hacen es rodar pequeños sketch (que son escenas cómicas para los que no entiendan la jerga del cine) donde se “burlan” de las películas que han sido rodadas en esos lugares y promocionan su empresa o sus productos, luego suben los vídeos a YouTube y los mandan como virales por Internet y ¿sabéis qué? Les está yendo de PM porque todos somos muy frikis.

Por un lado debo de reconocer que es una buena idea. Lo que quiero decir es que si eres empresario y quieres que tu empresa funcione es lógico que pienses cómo popularizarla y cómo conseguir ventas o contratación de servicios y hagas lo que sea necesario para conseguirlas porque eso es mercado y es implacable con todos así que tú debes también er implacable o acabarás reducido a la nada. Pero por otro lado creo que deberían estar prohibidas ciertas actividades o ciertos usos de algunas herramientas porque no todo el mundo es capaz de captar el matiz de ese tipo de publicidad y, al final, personas que no entienden demasiado de estas cosas acaban siendo engañadas y gastando más dinero del que tienen en productos que no les interesan y ¿acaso es eso justo? En mi opinión deberían haber más leyes que protegieran a esas personas porque al final vamos a tener que sacarnos un master para evitar ser la víctima perfecta de la publicidad.

Así que ahí os dejo estas actividades comerciales que podéis utilizar o no como empresarios y yo sólo os recuerdo una cosa: el beneficio de tus clientes es el tuyo propio y si ellos no ganan jamás volverán a comprarte lo que provocará tu caída, más tarde o más temprano.

Deja una respuesta