Cómo mejoré el rendimiento de mi empresa aprendiendo a delegar

Muchas personas somos irremediablemente perfeccionistas, hasta el punto de resultar a veces insoportables para nosotros mismos, y lo que es peor, no nos fiamos de cómo hacen las cosas los demás porque creemos que nadie pondrá el empeño y el esmero con el que nosotros hacemos esas tareas. Con este tipo de carácter fue cómo un día mi familia me mandó al psicólogo a someterme a tratamiento, ya que no podía despegarme de mi trabajo y me estaba consumiendo totalmente, desde estar mucho más delgado a destruir por falta de tiempo la relación con mi círculo y entorno de amistades más cercano. Acudí a terapia al centro Psi, en Barcelona, donde son además especialistas en la terapia Gestalt.

Aquí me enseñaron muchas cosas que antes pasaba por alto centrándome básicamente en el trabajo. Apenas dedicaba tiempo, como decía, a mi familia, a mis amigos o a mis aficiones. Me enseñaron a priorizar y a darme cuenta de la verdadera importancia de las cosas. A veces me planteo ahora qué me gustaría hacer en el día de hoy si fuese a morirme mañana o dentro de un mes, y la verdad es que no sería mi empresa o mi trabajo lo que más me preocuparía. Valoro mi tiempo y quiero ver películas, leer ciertas novelas, visitar algunos lugares en los que siempre he querido estar o incluso poder desarrollar actividades creativas como escribir un libro, aprender a tocar la guitarra… Y el deporte, que es otro de los factores que más olvidados tenía, también ha recuperado ahora su espacio.

Y este espacio y este tiempo que he ganado lo he conseguido gracias a aprender a delegar, que era algo que no sabía hacer. Siempre había tenido miedo de que si yo no hacía las cosas el que viniese por detrás no funcionaría también en esa tarea. Tenía la necesidad de supervisarlo todo. Y una vez rota esa barrera me he dado cuenta de que las personas que me rodean están perfectamente capacitadas para hacer las cosas y las hacían igual de bien o mejor que yo. Básicamente porque han aprendido de mí y porque también suman sus propias cualidades e iniciativas. Y lo que es mejor, de esta forma ha mejorado también el rendimiento de mi empresa, ya que mis empleados no se sienten tan encorsetados o vigilados por mí y tienen sus propias ideas, que desarrollan de manera eficaz y que suponen innovación y proyectos que los clientes valoran también.

Una vez escuché a un periodista preguntarle a Florentino Pérez cómo era capaz de dirigir una de las empresas más importantes del país y a la vez presidir el Real Madrid y tener tiempo también para su vida privada. Él dijo que el secreto estaba en delegar, y hoy puedo decir que lo secundo totalmente.

shutterstock_277863239reducida

Qué es la terapia Gestalt que se aplica en PSI

La terapia Gestalt no se limita a personas que atraviesan problemáticas graves, sino que se trabaja con un enfoque de crecimiento y desarrollo personal válido para todos en cualquier momento de la vida. La terapia promueve el autoapoyo, la salud y el bienestar personal.

La psicología de la Gestalt (o psicología de la forma) es una corriente de la psicología moderna, surgida en Alemania a principios del siglo XX, y cuyos exponentes más reconocidos han sido los teóricos Max Wertheimer, Wolfgang Köhler, Kurt Koffka y Kurt Lewin. El término Gestalt proviene del alemán y no tiene una traducción única, aunque se entiende generalmente como ‘forma’; de ahí ese segundo nombre de esta rama. Según los defensores de este tipo de psicología, la mente configura, a través de ciertas leyes, los elementos que llegan a ella a través de los canales sensoriales (percepción) o de la memoria (pensamiento, inteligencia y resolución de problemas). Es decir, el todo es mayor que la suma de sus partes. Con ello pretende explicar que la organización básica de cuanto percibimos está en relación de una figura en la que nos concentramos, que a su vez es parte de un fondo más amplio.

En España se trata de una variedad de la psicología muy reconocida y para la que hay que especializarse tras los estudios universitarios para conseguir una certificación que permita aplicarla a los pacientes. Es por esto que encontrar una clínica donde apliquen esta rama no es tan sencillo, así que nosotros os ayudamos al recomendaros Psi! como una de las mejores de nuestro país.