Como no es tarea fácil estar al frente de una empresa y además mantenerse al tanto de las novedades en materia empresarial (ventajas, ayudas, acuerdos, servicios…), Amarcord se constituye como revista de ayuda a empresarios con experiencia y también de nuevos emprendedores para optimizar la labor de su empresa y disfrutar de las últimas novedades en ayudas y servicios para empresarios.

Además de dar noticia de empresas de éxito presentes en el mercado, pretendemos aconsejarte y mantenerte a la última en asesoramiento legal, servicios de empresas a otras empresas, proveedores con una alta garantía de calidad, así como ideas de gran utilidad para tu negocio y consejos sobre posicionamiento, marketing y publicidad.

Una empresa es una organización dedicada a actividades con fines económicos para satisfacer las necesidades de bienes o servicios de uno o varios demandantes, llevando aparejado el asegurar la continuidad de su estructura productiva con inversiones y ampliaciones del negocio.

La empresa puede planificar una idea siguiendo una estrategia, con objetivos y políticas de actuación para cada momento del proceso, fruto de la reflexión previa ante el nicho de mercado al que se dirige su actividad.

Una empresa es toda entidad que ejerza una actividad económica, independientemente de la naturaleza de su actividad principal o de su figura jurídica.

Las finalidades de una empresa pueden ser de carácter económico y social, interno o externo. Su actividad puede beneficiar a la sociedad en general, y puede tener un valor agregado para remunerar a los integrantes de la empresa, abriendo oportunidades para inversionistas y creando empleo para sus trabajadores. Ambas finalidades (económica y social) han de estar intrincadas simultáneamente. Los valores que una empresa puede contener, o no, con su actividad económica es no contribuir a la vulneración de valores sociales y derechos humanos fundamentales, además de promoverlos, tanto en su actividad exterior como en el funcionamiento interno de la empresa, ya que esta es también un ente social.

Para las empresas, cumplir con este rol social empresarial supone un incremento de la productividad (el trabajador se siente a gusto con la empresa), una mejoría de las relaciones internas, mejor manejo de las situaciones de crisis, mejora en su reputación e imagen corporativa, atracción de capital (como consecuencia de ello) y un buen rendimiento financiero (se ha demostrado que las empresas que se han mantenido fieles a su código de conducta poseen un rendimiento de dos a tres veces superior respecto de aquellas que no lo hacen).

Sea cual sea el ámbito de actuación de la empresa de nuestros lectores, así como la cota de mercado que pretendan cubrir (ampliar su cota frente a los competidores, responder a unas necesidades muy concretas y casi inexploradas por otros, marcar la pauta de precios, innovaciones, publicidad, etc., erigiéndose como líder, o seguir a otras empresas sin posibilidad de destacar), en Amarcord encontrará cantidad de información útil y de interés para implementar las acciones necesarias para optimizar su negocio.

Deja una respuesta